Ahorrar reciclando aluminio

276 views

Partamos de la base que reciclaje consiste en volver a utilizar un elemento luego de que pase por un determinado proceso. Si nos acostumbráramos a reciclar no sólo se evitaría una gran cantidad de basura sino una disminución de compra compulsiva pues aprenderíamos a ver el sinsentido de gastar en cosas innecesarias.

En el caso del aluminio, es un material utilizado en distintos ambientes como el de transporte, el de la construcción, energético así como en nuestros hogares. Por ello, es muy importante que nos acostumbremos a su reciclado, más aun sabiendo que el 70% de del acero que se fabrica en España resulta de la chatarra. Consumimos en grandes cantidades por lo que producimos grandes cantidades de deshechos, bastará con un buen reciclado de nuestras basuras para sacarle el mayor provecho a la misma y evitaremos además la degradación de nuestro ecosistema.

Lamentablemente en muchos distritos no se ha madurado desde un punto de vista ecológico, por lo que no se comprometen a cuidar el medio ambiente. Cuando el ayuntamiento de dicho distrito no pone manos a la obra es muy difícil que los ciudadanos tomen cartas en el asunto. Esto nos lleva a tener que proponer al concejal correspondiente que se ocupe del tema, en pos de una ciudad más comprometida con el medio ambiente. Lo ideal es comenzar en las escuelas, donde los niños aún valoran el cuidado de la Tierra y tienen esa admirable energía que mengua con el paso de los años en muchos casos.

El aluminio es un material del que se puede reciclar en su totalidad, permitiendo el ahorro de mucha energía en la fabricación del mismo, necesitando sólo el 5% de energía del utilizado para producir el primigenio. Al aluminio reciclado se lo denomina con el apelativo “secundario”, mientras que al nuevo se lo llama “primario”, aunque mantienen las mismas propiedades. Además, es un material que puede reciclarse una y otra vez sin perder sus propiedades. Asimismo, se trata de mejorar en los procesos de fabricación de las latas, por ejemplo, al hacer el espesor de las mismas más delgadas, sin por ello que pierda sus cualidades a la hora de conservar el frío de la bebida.

Por todo esto la importancia que a la hora de tirar la lata de refresco o cerveza, lo hagas en el contenedor correspondiente, o llevarlo a los lugares donde se junten para su posterior reciclado como escuelas o supermercados. Generalmente aquellos establecimientos que colaboran con en reciclados hacen la publicidad suficiente para que los ciudadanos de la zona conozcan su actividad.

No Response

Comments are closed.